• <p>Martin Luther King, Jr.</p>
<p>El legado</p>
<p>Martin Luther King Jr. dedicó su vida a la lucha no violenta por la igualdad racial en Estados Unidos</p>
<p>El tercer lunes de enero se conmemora el Día de Martin Luther King, un feriado de Estados Unidos que rinde homenaje al legado de King y reta a los ciudadanos a participar en servicio voluntario en sus comunidades.</p>
<p>Nacido el 15 de enero de 1929, en un largo linaje de ministros bautistas, King creció en Atlanta en la época en que las leyes de Jim Crow hacían de la segregación y la discriminación una realidad cotidiana para los negros en el sur.</p>
<p>King asistió al colegio universitario Morehouse en Atlanta, donde llegó a ver la religión como un poderoso catalizador para el cambio social. Recibió su doctorado de la Facultad de Teología de la Universidad de Boston antes de regresar al sur, donde se desempeñó como pastor de la iglesia bautista de la avenida Dexter en Montgomery, Alabama.<br />
King ayudó a organizar el boicot de autobuses de Montgomery, una campaña de un año de duración que se desencadenó cuando la costurera Rosa Parks fue arrestada después de negarse a ceder su asiento en un autobús a un pasajero blanco. Después de que la Corte Suprema anulara las leyes de segregación de los autobuses de Alabama en 1956, King cofundó la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano y fomentó la acción no violenta a favor de los derechos civiles en todo el sur. Estaba influenciado por las enseñanzas de Mahatma Gandhi y viajó a la India en 1959.</p>
<p>Unido a su padre como pastores ambos de la iglesia bautista Ebenezer en Atlanta, King continuó utilizando sus dotes oratorias para instar a acabar con la segregación y la desigualdad legal. A lo largo de la década de 1960 fue detenido durante manifestaciones no violentas en Alabama, Florida y Georgia. Mientras estaba encarcelado después de una de estas detenciones en 1963, King escribió su “Carta desde la cárcel de la Ciudad de Birmingham”, en la que delineó la base moral del movimiento de los derechos civiles. Ese mes de agosto pronunció su famoso discurso “Tengo un sueño” (“I Have a Dream”) ante más de 200.000 personas reunidas en el Paseo Nacional en Washington.</p>
<p>El 7 de marzo de 1965 se produjo el que llegó a ser conocido como “Domingo Sangriento” porque los manifestantes por el derecho al voto fueron golpeados por policías estatales y civiles al cruzar el puente Edmund Pettus en Selma, Alabama. La  violencia les hizo ceder, pero el suceso llevó a que King convocara otra marcha más larga.</p>
<p>En 1964 el presidente Lyndon Johnson firmó la Ley de Derechos Civiles que prohíbe la discriminación en el empleo, alojamientos públicos y otros aspectos de la vida. King asistió a la firma de la ley. Continuó presionando para que una ley garantizara que no se podía negar a los negros el derecho a votar con prácticas discriminatorias tales como exámenes de alfabetismo, y en 1965, Johnson firmó la Ley de Derecho al Vito. King recibió el Premio Nobel de la paz en 1964.El 4 de abril de 1968, King fue asesinado en el balcón de un cuarto de hotel en Memphis (Tennessee). En su funeral, miles de personas lamentándose marcharon por Atlanta tras un carro tirado por una mula que trasladaba su féretro.</p>
<p>En un ensayo publicado póstumamente titulado “Un testimonio de esperanza”, King instó a los estadounidenses negros a continuar su compromiso con la no violencia, pero también advirtió que “no puede lograrse una justicia para los negros sin cambios radicales en la estructura de nuestra sociedad”.</p>
<p><strong>Legado de King: La protesta no violenta</strong><br />
En unas declaraciones hechas en la radio en 1959 durante su visita a la India, King dijo: “Hoy ya no tenemos una opción entre la violencia y la no violencia; es la no violencia o la inexistencia”. Su filosofía se inspiró en la acción no violenta de Gandhi para terminar con el dominio británico en la India. A su vez, King inspiró a otros a cambiar sus sociedades a través de medios no violentos, desde el movimiento Solidaridad en Polonia para acabar con la ocupación soviética a la lucha de Nelson Mandela para terminar con el apartheid en Sudáfrica.</p>
<p><strong>Legado de King: La lucha contra el prejuicio</strong><br />
Durante la marcha en Washington de 1963 King declaró que todas las personas deben ser juzgadas no “por el color de su piel, sino por la solidez de su carácter”. El Centro King (en inglés) en Atlanta es un monumento viviente a la visión de King de un mundo libre e igualitario dedicado a la expansión de oportunidades, a la lucha contra el racismo y a poner fin a todas las formas de discriminación.</p>
<p><strong>Legado de King: Lograr la justicia social</strong><br />
El Instituto de investigación y educación y Martin Luther King Jr. en la Universidad de Stanford acoge el proyecto “Documentos de King”, una colección completa de todos los discursos de King, correspondencia y otros escritos. El Instituto también participa en la Iniciativa del Plan de Estudios de Liberación (Liberation Curriculum Initiative) y de la Comunidad Gandhi-King, las cuales utilizan la vida e ideas de King para conectar a activistas sociales en el mundo que trabajan para promover los derechos humanos.</p>
<p><strong>Legado de King: El servicio a los demás</strong><br />
En Estados Unidos, el Día de Martin Luther King está designado como un día nacional de servicio. Se insta a los estadounidenses a celebrar “un día activo, no un día de descanso” en honor del compromiso de King para mejorar las vidas de otros. El presidente Obama promueve el servicio voluntario como forma de ayudar a encarar los desafíos que enfrenta nuestro mundo.</p>
<p>Mantener vivo el sueño<br />
Cerca del monumento a Lincoln, donde King pronunciara su discurso “Tengo un sueño”, se construyó un monumento nacional a King. El monumento conmemorativo invita a reflexionar sobre la vida y legado de King</p>
<p><strong>Discurso ‘Yo tengo Un Sueño’ de Martin Luther King Jr.</strong><br />
El discurso tenía como objetivo denunciar los atropellos y abusos sufridos por los afroamericanos debido al conflicto racial de los últimos cien años de historia estadounidense, y exigir la justicia y la libertad a que tenían derecho como ciudadanos norteamericanos.</p>
<p>Es un discurso profundamente optimista, esperanzador, que propone el ideal de una sociedad fundamentada en los valores de la igualdad y la fraternidad, con pleno reconocimiento de las libertades individuales de la comunidad afroamericana.</p>
<p>Inicia recordando la figura del presidente estadounidense Abraham Lincoln, quien cien años antes había abolido la esclavitud. No obstante, se lamenta, pues ese siglo de historia ha demostrado que los afroamericanos continúan sin ser libres en los Estados Unidos, que continúan siendo relegados y segregados.</p>
<p>En ese sentido, se refiere a la deuda histórica de Estados Unidos con la comunidad afroamericana en los términos de un cheque que aún no ha sido pagado y cuyo pago constituye el reconocimiento del derecho a la libertad, la seguridad y la justicia, que exigen pacífica pero firmemente.</p>
<p>Recuerda a sus seguidores la necesidad de seguir avanzando en su propósito hasta que se haga justicia, pese a las dificultades, a la situación de injusticia generalizada y a los tensos escenarios que se vivían en el país a causa del racismo.</p>
<p>Sin embargo, dice, a pesar de todas las adversidades y los obstáculos, “Yo tengo un sueño”, un sueño de justicia e igualdad de derechos civiles para todos los ciudadanos, tal como lo recoge la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América, donde se afirma “que todos los hombres han sido creados iguales”, sea posible.</p>
<p><strong>Día de Martin Luther King Jr. La historia de un homenaje</strong></p>
<p>La lucha para crear un feriado nacional fue masiva y requirió el mismo compromiso que el movimiento para garantizar la igualdad de todos los estadounidenses.</p>
<p>King fue asesinado en 1968. La legislación que designa el feriado federal en su honor no se aprobó durante otros 15 años, y el día no se conmemoró oficialmente hasta 1986. Y a pesar de que su legado continúa inspirando a generaciones de líderes, la lucha por el reconocimiento universal de esta celebración aún no ha terminado.</p>
<p>l llamado a una fiesta nacional comenzó poco después de que le dispararon el 4 de abril de 1968. El congresista John Conyers, un demócrata de Michigan, presentó la legislación cuatro días después. Pero el Congreso estadounidense no hizo nada. Conyers entonces era uno de los pocos miembros negros del Congreso y fue miembro fundador del Caucus Negro del Congreso (CBC). Cuando la legislación se estancó, él insistió, presentando el mismo proyecto de ley cada año hasta su aprobación 15 años más tarde, reuniendo más patrocinadores en el camino.</p>
<p>El caucus del Congreso jugó un papel fundamental en la obtención del apoyo público, abogando por las vacaciones en todo el país con debates, demostraciones y campañas de peticiones.</p>
<p>En 1971, el Congreso de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC, por sus siglas en inglés) presentó al Congreso una petición con más de tres millones de firmas. Aun así, el Congreso no tomó ninguna medida.</p>
<p>A fines de la década de 1970, se incrementaban los pedidos. El CBC había reunido más de seis millones de firmas, y el presidente Jimmy Carter aprobó la celebración.</p>
<p>Coretta Scott King, su viuda, lanzó una campaña nacional para reunir más apoyo público, pronunciando múltiples discursos ante el Congreso y celebrando mítines en todo el país.</p>
<p>Stevie Wonder actuó regularmente en los mítines, diciéndole a una multitud de Atlanta en 1979: “Si no podemos celebrar a un hombre que murió por amor, entonces, ¿cómo podemos decir que creemos en él?” Wonder lanzó la canción “Happy Birthday” en su álbum de 1980 Hotter than July. La manga del disco mostraba una fotografía del líder con un mensaje que imploraba a los fanáticos que apoyaran la celebración. “Todavía tenemos un largo camino por recorrer hasta que lleguemos al mundo que fue su sueño. Nosotros en los Estados Unidos no debemos olvidar ni su sacrificio supremo ni ese sueño “.</p>
<p>La canción fue un éxito, y el apoyo público para las vacaciones en honor a King alcanzó un punto álgido.</p>
<p>Ya en 1983, activistas se reunieron en Washington para conmemorar el vigésimo aniversario del icónico discurso “Yo tengo un sueño” así como el 15º aniversario de su muerte. Después del aniversario, la legislación se presentó una vez más en el Congreso, pero esta vez fue diferente.</p>
<p>Cuando el senador Jesse Helms, el republicano de Carolina del Sur, intentó utilizar material del FBI contra King (la agencia pasó años tratando de desacreditarlo como comunista y amenaza a la seguridad nacional de los EEUU) para el récord del Congreso, su colega demócrata de Nueva York Daniel Patrick Moynihan arrojó las páginas al suelo, llamándolas “inmundicia” y “obscenidades”, y las dejó con disgusto.</p>
<p>Al día siguiente, el proyecto de ley pasó fácilmente, y el presidente Ronald Regan firmó la ley el 2 de noviembre de 1983.</p>
<p><strong>La búsqueda del sueño continúa</strong></p>
<p>La primera fiesta federal no se celebró hasta 1986. En 2000, Carolina del Sur se convirtió en el último estado de EEUU en la Unión en reconocer formalmente la celebración.</p>
<p>El primer día de Martin Luther King Jr. estuvo marcado con marchas, servicios religiosos, vigilias con velas y conciertos en todo el país. Cientos de miles de personas se reunieron en Atlanta, donde Coretta Scott King otorgó al obispo sudafricano Desmond Tutu el Premio Rey de la Paz por su trabajo contra el apartheid.</p>
<p>No todos los estadounidenses participaron en la celebración. En Buffalo, Nueva York, su escultura fue blanqueada. Y los estados del sur inmediatamente presentaron una legislación que combinaba la celebración con feriados estatales para honrar al general confederado Robert E. Lee.</p>
<p>Incluso hoy estados como Mississippi, Alabama y Arkansas continúan combinando conmemoraciones confederadas con las de King. Lexington, Virginia honra al general confederado Stonewall Jackson con un desfile el fin de semana anterior a la celebración.</p>
<p> </p>

Vida y Sabor.com - Entretenimiento Semanal Latino en las Twin Cities